To ISIS

“The Cross cannot be defeated, for it is defeat.”
“The Ball and the Cross”, G. K. Chesterton.

The Dragon and the Beast

TO ISIS
by Manuel Buen-Abad (2015)

There was once a city
washed by the old sea,
of ancient, mighty walls
gray like dirty sin.

Carthage was her name
when the world was young
and powerful she rose
and threatened peace abroad.

Many gods she had,
lying down with them
on a grotesque bed of sorts
made of putrid bones.

Moloch, beast and king:
he who burns and kills;
Tanit: mother, whore;
drinking children’s blood.

And Ba’al Hammon,
lord of darkened souls,
delighting in the stench
of servants’ rotten flesh.

Proud and arrogant Carthage
challenged God Himself,
her gods disgusting filth,
her demons vile and grim.

You, pigs, are New Carthage
your god is not one God
but multitude of them:
all devils of despair.

You piss on your Prophet,
with blood lust slap his face;
were he alive today
he’d put you to the sword.

You worship blood and death,
and fuck your demons and your goats;
you sin the blackest sins
that cry to Heaven for Revenge:

The innocent and orphan,
the widow and the poor
you’ve forced and turned to corpses;
or sold as wretched slaves.

But you forget –yes, you forget
what History was made
when that city’s acrid smell
swiftly reached another shore.

An enemy she made,
a terrible mistake!
Another city, one most brave:
Rome, of glorious name.

Her army a shining one,
her people proud and bright
when Cato sealed your fate:
“We must destroy Carthage”.

And marching down went Rome
and rammed that city’s doors,
and burned and crushed her idols
and, cursing, buried her in salt.

Tremble then, you dogs,
at the mention of ar-Rum
and stop your evil ways
lest your homes are salted too.

But if Rome, in cruel new fate
were now to be defeated;
if the West, grown old and frail
today were to die bleeding

remember that you’ve made
one last Enemy above;
worse than anyone before,
more than what you’ve thought:

The Man-God, Christ Himself,
Lord and King, has heard
the cry of your victims,
their misery and pain.

With every martyr killed,
with every woman raped
and every child disgraced
you fill the earth with crosses.

With every call for help,
and every home destroyed
you bring upon yourselves
the gates of Hell below.

Your faith proclaims
that sooner or later
all the crosses in the world
shall finally be broken

and yet you do not know,
you do not understand:
already they’ve been crushed
by the weight of Him crucified;

crushed many years ago
when our Holy King hung dying;
broken when our God
came glorious back to Life.

Thus all that blood you’ve spilled
on those crosses in the desert
is not in vain, but filled
with the Glory of His Mercy.

And so hear now the Faith,
for He has passed His judgment;
repent and be saved,
continue and be damned:

There is no god but God
and God was Crucified;
there is no hope but Hope
and Hope was Crucified;
there is no love but Love
and Love was Crucified

and Hope and Love, the One True God
extends His arms to you;
and Way and Truth and Life,
our Glorious King on High,
is waiting for your tears
of sorrow, to Forgive.

Love

Abba

To my Grandfather,
speechless.

ABBA
by Manuel Buen-Abad (2015)

It was dark,
like every other day
and every night;
like every instant of my
existence.

It was dark, and I was sleeping.

It was quiet and empty;
every moment
in this slumber of mine
a terrible silence
that weighed upon my soul
with the weight of a coffin.

It was dark, and I was dead.

I had almost forgotten
what it was like to breathe,
what it was like to wish, to see,
to feel, to live.

But in the dark I was forgotten.

There was no pain,
no horrors nor endless fire;
but there was no Love either;
no light, no music.
There was Nothing.

It was dark, and I was Nothing.

Sometimes –though time had no meaning
I could remember what it was like Before:
the warmth of the sun, the gaiety of dance,
the blisters in my hands,
the fresh fragrance of Her skin.

I yearned then, for Something.
For Someone.

But it was dark, and I was No One.

Before this I had been Just,
a True and Honest Man;
Before I had loved
— a Woman, a Son, a God;
but now all had been taken from me,
now there was my soul
and Nothing more.

It was dark, and Nothing more.

But then one Night
was like no other night;
one Night the darkness
was almost kind,
like the darkness before peace,
like expecting a new day.

It was dark, but not for long.

Because thunder came
and lightning broke in
and a terrible roar
cracked open my tomb.

And He was there,
mighty, crushing;
His presence cutting the Void

like an ax an oak;
piercing Silence
like the Sun at Dawn.

I could see then,
and feel and breathe
and live;
and I could remember.

And I knelt then,
on the void,
on the blackness of my tomb
and bowing down
I murmured
“My Lord”.

But He put one hand upon my shoulder
and with the other lifted my head and met my eyes;
I could see His gaze burning
with tears of fire.

He spoke then, a single Word
and His voice resounded
through a darkness that was no more
— ah, how I had loved that voice!
the one Word I had missed
from the World of the Living,
a Word that made me shiver
with the joyful memories of days long gone;
a Word that lifted my soul
to Heaven above.

A single Word He spoke,
and my World was then
a World of Joy.

I will remember it forever,
until the end of Time:

“Dad”.

A las Tres de la Tarde

A LAS TRES DE LA TARDE
por Manuel Buen-Abad (2014)

Todos los días, a las tres de la tarde
subo a la cumbre, andando adelante
y gritando, escupiendo, jurando y bramando
blando mi látigo a los que están a mi mando.

Todos los dí­as, a las tres de la tarde
empujo a los lados la muchedumbre irritante,
que dejen pasar a quien viene jadeante
callado, sereno, cubierto de sangre.

Todos los dí­as, a las tres de la tarde
me burlo de Él, le azoto y le arranco
trocitos de carne y de piel; y con harto
placer con su horrible tortura me embriago.

Todos los días, a las tres de la tarde
lo clavo en la cruz; lo dejo colgando
y viendo a su Madre, doliente a su lado
hay algo en mi que se viene quebrando.

Pues todos los días, a las tres de la tarde
Aquél a quien mato cual sucio gusano
me mira tan triste, sin odio ni llanto
y veo que sus ojos no tienen reclamo.

Un grito, un suspiro a ese cielo que arde
por todos nosotros que pedimos su sangre,
y entrega su alma sin mancha a su Padre
todos los días a las tres de la tarde.

A Prayer in Darkness

A PRAYER IN DARKNESS
by G. K. Chesterton

This much, O heaven—if I should brood or rave,
Pity me not; but let the world be fed,
Yea, in my madness if I strike me dead,
Heed you the grass that grows upon my grave.

If I dare snarl between this sun and sod,
Whimper and clamour, give me grace to own,
In sun and rain and fruit in season shown,
The shining silence of the scorn of God.

Thank God the stars are set beyond my power,
If I must travail in a night of wrath,
Thank God my tears will never vex a moth,
Nor any curse of mine cut down a flower.

Men say the sun was darkened: yet I had
Thought it beat brightly, even on—Calvary:
And He that hung upon the Torturing Tree
Heard all the crickets singing, and was glad.

The Temptation of Saint Joseph

The Prayer of Our Lady, the Song of Songs, nights that seemed like days, sighs of nameless pain.

THE TEMPTATION OF ST. JOSEPH
OR
THE UNSUNG MAGNIFICAT:
AN HYMN OF PAIN
by Manuel Buen Abad (2015)

My soul glorifies the Lord
and my spirit rejoices in God my Savior.
He looks on His servant in his lowliness;
henceforth all ages shall forget my name.
For He has blessed me with the Joy of my days;
He has cursed me with the Pain of my nights.

In His Love He has crushed my pride,
bent my back with a burden like no other.
In His Cruelty He has brought to my life
smiles and laughs, sighs and desire.

He put forth His arm in strength
and humbled my proud heart.
Though young and beautiful, tall and well-built;
though honest and kind, pious and bright
He judged me unworthy, culprit, deserving of His trial.

He has worked marvels with the skill of His hands
and shaped, with a Lover’s care,
the most sublime creature on this Earth.

She’s fierce as thunder, free as the wind,
Her presence an all-consuming fire.
How beautiful She is, O, how beautiful!
Her eyes are doves forever flying;
their beaks pierce my heart and it bleeds.

She looks forth like the dawn,
fair as the moon, bright as the sun,
terrible as an army with banners;
I look at Her and I tremble.

The fragrance of Her perfume
is more pleasing than any spice.
She’s a garden locked up,
a spring enclosed, a sealed fountain;
the fruit is ripe and the water fresh
and yet She remains unclaimed
but by Him, my Tormentor.

She fills our home with light
and joy pours like wine from Her mouth;
though I drink from it like a thirsty traveler
from Her Promised Land I am shunned.

And though I can read in Her gaze
the same eager desire that burns in mine;
and though Her breath goes away as I stare at Her face
I’m still empty handed and so I shall remain.

And in bed the sight of Her brown skin drives me insane,
the intoxicating scent of Her hair,
upon Her breasts I lay my head
and endless nights I spend awake,
my soul troubled, my flesh torn apart.

He, my Lord, my Master, my King,
He has released Hell upon my soul
and chose to kill me slowly, every day,
every night.

And I prayed, O I prayed
to Him the God of Israel,
Him, who remembers our father Abraham
and His people and His promise to them;
I prayed for an end to this life
but His silence was all I could hear.

And so it is my curse to love without reward,
my blessing to reach without attain,
to burn without consume;
to humbly witness Beauty here on Earth,
blindly witness Beauty here on Earth.

But I shall live on. I shall endure, I shall believe
that He hasn’t abandoned me,
that He hasn’t forsaken me.

I shall live on, I shall endure.
For Her, my love, my soul and hope,
my Sister, my Mother and my Lover.
And for Him in the cradle, for Him the Mystery;
He the Child, the Stranger, the Humble.

His Son, Her Son and now my Son,
my King, my Lord, my Hope,
He whom I love and whom I fear.
He once spoke from a burning bush,
now He shivers in the cold of night;
now He knows no words.

And when day comes, as it always comes
after the darkest of nights,
I get up and praise Him,
and kiss Her
and kiss Him,
His Mercies to the World,
His Beauty and His Word,
His finest signs of Love.

Adiós, Benedicto XVI

El día de ayer (28 de febrero del 2013) fue un día histórico. Por primera vez en casi seis siglos un papa renuncia a su pontificado. En efecto, el último pontífice en renunciar fue Gregorio XII en 1415 como una de las medidas del Concilio de Constanza para ponerle fin al Gran Cisma de Occidente, un peligroso y tristísimo periodo de crisis en la Iglesia Católica (esos payasos que dicen que el Papa renunció porque la Iglesia vive una fuerte crisis no tienen idea de que la Iglesia ha estado en momentos mucho más difíciles).

Adiós, Benedicto XVI. Imágen de su último Angelus el domingo 24 de febrero.

Adiós, Benedicto XVI. Imágen de su último Angelus el domingo 24 de febrero.

El 11 de febrero, S. S. Benedicto XVI anunció al mundo que renunciaba libre y voluntariamente, y que dicha renuncia tendría efecto a las 20:00 horas (en el Vaticano) del día 28 de febrero. Ahora, Benedicto XVI ya no es, y Joseph Ratzinger, humilde y callado, se retira como “un simple peregrino“, como Papa Emérito. Ratzinger vive ya en Castel Gandolfo, la residencia de verano de los papas, y por lo pronto ahí se quedará. Luego se irá a un monasterio en el Vaticano mismo a vivir una vida dedicada a “la reflexión, el estudio y la oración“.

En esta entrada de mi blog quisiera hablar brevemente sobre cómo fue la renuncia del Papa y cuál es el legado de Benedicto XVI.

El Código de Derecho Canónico (las leyes que regulan la organización y gobierno de la Iglesia Católica y dirigen la actividad de los católicos en la misión de ésta), en su Canon 332, establece que:

Si sucediera que el Romano Pontífice renunciara a su cargo, se requiere para su validez que la renuncia sea hecha libremente y manifestada adecuadamente pero no que sea aceptada por nadie.

Así, el Papa no tiene a nadie a quién presentar su renuncia para su aprobación (no como lo hace un empleado), y su renuncia no puede ser forzada. Benedicto XVI aludió a la flaqueza de sus fuerzas (físicas y espirituales) y a su conciencia de ella para renunciar y declaró explícita y claramente que dicha decisión la tomaba con libertad y con pleno conocimiento de su gravedad. Esos conspiranoicos que ven en su renuncia señales de la corrupción dentro de la Iglesia o de su ineptitud para “ir con la marea de la modernidad” solamente prestan oídos a las modas y al picante “sabor” de hablar sin conocer.

Bendiciendo. Benedicto XVI fue un papa de fe y razón.

Bendiciendo. Benedicto XVI fue un papa de fe y razón.

En efecto, ya desde años antes el cardenal Ratzinger había querido renunciar a su cargo como prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe para retirarse a la vida privada, pero Juan Pablo II no se lo había permitido (es bien sabido que Ratzinger fue por mucho tiempo la mano derecha del beato Juan Pablo II). Una vez Papa, Ratzinger respondió honestamente en el libro-entrevista “Luz del Mundo: el Papa, la Iglesia y los Signos de los Tiempos” (publicado el 2010) muchas preguntas que el autor Peter Seewald (periodista alemán) le dirigió. Escribo algunas de estas preguntas y sus respuestas, en particular, las relacionadas con los escándalos de abusos sexuales por miembros del clero y sobre la renuncia papal (extraídas de aquí):

P. S. – “La mayoría de estos incidentes [los abusos sexuales] sucedió hace décadas. No obstante, representan una carga especialmente para su pontificado. ¿Ha pensado usted en renunciar?”.

B. XVI – “Si el peligro es grande no se debe huir de él. Por eso, ciertamente no es el momento de renunciar. Justamente en un momento como este hay que permanecer firme y arrostrar la situación difícil. Esa es mi concepción. Se puede renunciar en un momento sereno, o cuando ya no se puede más. Pero no se debe huir en el peligro y decir: que lo haga otro”.

P. S. – “Por tanto, ¿puede pensarse en una situación en la que usted considere apropiada una renuncia del papa?”.

B. XVI – “Sí. Si el papa llega a reconocer con claridad que física, psíquica y mentalmente no puede ya con el encargo de su oficio, tiene el derecho y, en ciertas circunstancias, también el deber de renunciar”.

Más aún: Benedicto XVI, durante su pontificado, visitó dos veces (2009 y 2010) la tumba de San Celestino V para orar, y de hecho en la primera ocasión dejó sobre el ataúd el palio de lana que utilizó durante su inauguración como papa en el 2005. ¿Y eso qué? Bueno, San Celestino V fue un papa que, luego de cinco meses de pontificado, renunció a su cargo de manera libre (habiendo declarado anteriormente que el Papa tiene derecho a renunciar) y se retiró a una vida monástica. Celestino fue el primero en regularizar y formalizar el acto de la renuncia papal. Es natural concluir que la idea de la renuncia y el retiro ya estaba en su cabeza desde hacía años.

El palio del papa sobre el ataúd de San Celestino V, que dejó allí durante su visita que le hizo luego del temblor del 2009

El palio del papa sobre el ataúd de San Celestino V, que dejó allí durante su visita que le hizo luego del temblor del 2009

¿Quién es Ratzinger? ¿Qué hizo? Sin ser ésta una biografía de este gran señor, me gustaría señalar algunas cosas importantes. Alemán, Ratzinger se crió en una familia católica devota. Obligado a participar en la Segunda Guerra Mundial como Luftwaffenhelfer (niño soldado de la fuerza aérea) cuando aún estaba en el seminario, deserta después y luego es capturado por los Aliados y para algún tiempo en un campo para prisioneros de guerra. Participó como peritus (teólogo consulto) en el Concilio Vaticano II y siempre estuvo a favor de la reforma de la Iglesia. Defendió todos los trabajos de dicho concilio, en particular aquellos donde se defendía la libertad religiosa y el ecumenismo. Fue Arzobispo de Munich y Freising y después prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, hasta convertirse después en el Vicario de Cristo el 2005, la persona número 265 en ocupar el cargo. El pontificado de Benedicto XVI se caracterizó por la inteligencia y claridad de sus palabras. Un papa intelectual y antes que todo un teólogo, Benedicto XVI demostró ser también un conciliador. Mantuvo siempre un diálogo abierto, respetuoso e incluso amoroso con las otras religiones (sobre todo con nuestros hermanos protestantes, mis adorados ortodoxos, los judíos y los musulmanes) e incluso con los cismáticos dentro de la propia Iglesia (como con la Sociedad de San Pío X). Defendió la vida y a la dignidad de la familia, oponiéndose al crimen del aborto. Combatió la dictadura del Relativismo y subrayó la importancia que debe tener el diálogo entre la Fe y la Razón para un cristiano. Proclamó la doctrina de la amistad con Jesucristo, diciendo que es la única manera de vivir plenamente. Tradicionalista en la teología, defendió con ahínco las reformas del Vaticano II pero declaró que la liturgia tridentina para la misa en las parroquias donde los fieles lo pidieran era perfectamente válida. Habló con tristeza sobre los casos de abuso sexual dentro de la Iglesia y tomó fuertes medidas para luchar contra el problema. Yo no he vivido mucho (tengo apenas 22 años), pero creo que éste papa ha sido uno de los mejores en la historia de mi Iglesia. Las luces que se observan en sus escritos y su actitud pacífica, humilde y amigable fueron siempre el sello de su gobierno.

No hace falta ser un genio para darnos cuenta de algo: Ratzinger ya está viejo. El señor (al que yo considero una de las mentes más brillantes del pasado siglo y lo que va de éste) cumple 86 años este 16 de abril; Juan Pablo II murió cerca de cumplir también los 86. Camina con dificultad y su voz está cada día más débil. No le queda, y él lo sabe, mucho tiempo de vida. Cuando se despedía de sus hijos, de los fieles allá en su residencia de Castel Gandolfo, el papa se declaró un simple peregrino, que comienza la última etapa de su peregrinar en la Tierra. Sabe que pronto morirá, sabe que ya el tiempo se le escurre entre los dedos, que las fuerzas lo traicionan, y se retira para dejar el cargo a alguien con mayor energía mental y física, a alguien que sea el pastor que la Iglesia necesita.

Se nos va mi papa, se nos va mi querido Benedicto. Nos deja las conmovedoras imágenes de su último día como el Sucesor de San Pedro. Una multitud en la Palaza de San Pedro, cuando habló Urbi et Orbi por última vez; otra en Castel Gandolfo. Su bello discurso de despedida. Su chófer que no puede contener las lágrimas. Su último adiós. La Guardia Suiza entregando su protección a los Gendarmes. Las puertas de su residencia que se cierran. Se va el papa, el papa bueno y brillante, el papa firme y cansado, el papa de la razón y del amor, el papa de la fe y de la vida. El papa humilde.

Adiós, Benedicto; adiós, Ratzinger. Dios te bendiga para siempre. Cuando llegue tu hora, morirás como mueren los santos: humilde, cargado del cansancio que el trabajo por las ovejas de Jesucristo produce. Adiós, Joseph. Tus hijos, tus hermanos, toda tu Iglesia te agradece con lágrimas y sonrisas todo lo que hiciste por conducirla por los Caminos del Señor. Gracias.

Adiós

Los idiotas comecuras

Están en todas partes. Puede ser uno de tus tíos, o de tus profesores. Están entre tus amigos, tus parientes, tus conocidos. Puede que tú mismo lo seas. Y son idiotas, al menos en algunas cosas. Y rojos. Tan, pero tan rojos, que hasta caminan ros(z)ados. ¿Quiénes son? Los comecuras. Esa bola de “rebelditos” tienen una idea muy pobre (en el mejor de los casos) sobre los sacerdotes, particularmente de la Iglesia Católica.

Los comecuras suelen regodearse en sus afirmaciones que generalizan a todos los sacerdotes por igual, cargándoles las actitudes más viles y aberrantes que uno pudiera imaginar. Vamos, para ellos, los curas son la escoria humana, que sólo ha traído desgracia a la humanidad, y definitivamente el mundo sería un mejor lugar sin ellos.

"Si tan sólo conocieran el poder del lado oscuro". El Papa como El Emperador Palpatine... por desgracia, se parecen X)

“Si tan sólo conocieran el poder del lado oscuro”. El Papa como El Emperador Palpatine… por desgracia, se parecen…

Para los comecuras, todos los sacerdotes son pederastas. Todos son intolerantes; representan la oscuridad de la Edad Media, el atraso, la encarnación de la ignorancia y el odio a la ciencia. Los sacerdotes son unos huevones, que viven de la sociedad y merman sus ingresos, cual parásitos: nunca hacen nada. Oprimen a la clase baja y le llenan la cabeza de horrores, miedos y traumas, con el objeto de mantenerla sojuzgada. Fantasean con sus feligresas (o incluso sus feligreses) y no son ajenos a ninguna depravación sexual. Son obesos y con cara de cerdos, como los pintaban los muralistas mexicanos. Mienten. Roban. Y hasta matan (sobre todo mujeres, indirectamente, al oponerse al aborto…¿?). Y el peor de todos, el Gran Cerdo, el diabólico opresor de la sociedad, es el Papa. ¡Uf, terrible señor ese! ¡Que su ancianidad y debilidad no nos engañe: es un ser de lo peor!

No importa que les expliques que la mayoría de las obras de caridad (educación, salud, protección…) son realizadas por sacerdotes (cristianos, y la mayoría de ellos católicos), en lugares que ellos jamás habían oído mentar, en medio de guerras y violencias que no conocían, expuestos a enfermedades cuya cura se encuentra en hospitales inalcanzables para sus escasos medios. No importa que los sacerdotes que cometen crímenes, con todo lo execrable que eso es, sean una minoría ridícula incluso más pequeña que en otros sectores de la sociedad (por ejemplo, en los profesores de educación básica e incluso entre familiares la pederastia está mucho más extendida), y que gran parte de los curas sean personas honestas, que creen en lo que hacen y que buscan cambiar las injusticias sociales haciendo conciencia y actuando a su alrededor.

El padre-héroe: Hugh O'Flaherty

El padre-héroe: Hugh O’Flaherty

No importa que a lo largo de la historia muchos, muchísimos de ellos, se pusieron del lado del más débil, del oprimido, del perseguido, del paupérrimo, y hayan hecho todo lo que estuvo en sus manos para ayudarles. No saben quién fue Pío XII y cuántos judíos salvó del Holocausto, incluso regalando actas de bautismo falsas. Nunca han oído hablar de Martin Stanislaus Brennan, un sacerdote-astrónomo gringo, ni de San Daniel Comboni, un obispo miisonero italiano que dio todo por África y que, creyendo en las capacidades religiosas y humanas de los pueblos de ese continente (en un siglo en que los negros eran considerados apenas humanos, y muchas veces por los grandes intelectuales de la época), declaraba “Salvemos África por medio de África”. Los comecuras no conocen a John M. Corridan, un sacerdote-activista que combatió la corrupción y el crimen organizado en la ciudad de Nueva York, ni a San Damián de Molokái, un misionero holandés llamado “el apóstol de los leprosos”. No saben un cacahuate de Chandra Fernando, un activista de los derechos humanos de la minoría Tamil en Sri Lanka que murió asesinado (posiblemente por un grupo paramilitar), ni de Piero Folli, un cura antifascista en la Italia de Mussolini. ¿O cuántos de ellos han oído de Cristóbal Diatristán de Acuña, un incansable explorador jesuita (de seguro un huevón), o de George Joseph Kamel (Camellus), misionero checo en las Filipinas y botánico jesuita que hizo importantes estudios sobre plantas e incluso manuales sobre sus propiedades farmacológicas (Carolus Linnaeus bautizó al género Camellia en su honor)? La UNESCO sí: declaró al 300° aniversario de su muerte, en el 2006, como uno de los aniversarios importantes del mundo. Tal vez sí han oído de Columba Murphy, un defensor de la libertad religiosa en Hawaii que contribuyó a obtener el “Edicto de Tolerancia” para esa isla. O seguramente conocen al irlandés Monseñor Hugh O’Flaherty (miembro de la Ruria Romana y Comandante de la Orden del Imperio Británico), héroe que durante la Segunda Guerra Mundial comenzó y lideró una pequeñita red (que incluía más curas) que ocultó y salvó alrededor de 6,500 personas (entre judíos y soldados aliados) escapados de diferentes campos de concentración. Se ganó el apodo de “La Pimpinela Escarlata del Vaticano”, en honor al héroe de la novela “The Scarlet Pimpernel”. O al beato Walter Ciszek, jesuita polaco-gringo del Rito Bizantino que hizo misión clandestina en la “gloriosa” URSS y que por ello pagó con quince años de trabajos forzados (cinco de ellos en la infame prisión de Lubyanka) luego de ser capturado por la KGB.

San Albertus Magnus

San Alberto Magno

¿Quieren sacerdotes à la science? En el menú tenemos a San Alberto Magno, santo patrono de las Ciencias Naturales, uno de los más destacados precursores de la ciencia moderna en la Edad Media. Tenemos a José María Algué, meteorólogo que inventó el barociclonómetro (instrumento para anunciar la proximidad y dirección de los ciclones); a Francesco Castracane degli Antelminelli, botánico, pionero en incluir la microfotografía en el estudio de las plantas; al fraile franciscano Roger Bacon, que en la Edad Media hizo brillantes contribuciones a las matemáticas y a la óptica y que fue precursor del moderno método científico; a los jesuitas Daniello Bartoli y Niccoló Zucchi (inventor del telescopio de reflección), los primeros en observar los anillos ecuatoriales de Júpiter; al famoso Bernard Bolzano, matemático, lógico, filósofo, antimilitarista, teólogo y sacerdote católico de Bohemia, el mismo del mentado Teorema de Bolzano-Weierstrass y del Teorema del Valor Intermedio (también conocido como Teorema de Bolzano); tenemos a Anselmus de Boodt, uno de los fundadores de la mineralogía; a Teodorico Borgognoni (pobre tipo),  fraile dominico y obispo de Cervia, cirujano medieval que hizo importantes contribuciones a la práctica antiséptica y a la anestésica; a Thomas Bradwardine, Obispo de Canterbury (medieval) y matemático, formuló por primera vez el Teorema de la Velocidad Media.

¿No les agradan? Bueno, tenemos más. Está Jacques de Billy, jesuita que produjo importantes resultados en Teoría de Números (un cráter en la luna está bautizado en su honor); Jean Buridan, sacerdote medieval que formuló versiones tempranas del momentum y el movimiento inercial y que sembró las semillas de la revolución que más tarde Nicolás Copérnico (otro sacerdote que no necesita presentación) produciría; está Jean Baptiste Carnoy, el padre de la citología; el benedictino Benedetto Castelli, amigo y partidario de Galileo Galilei (otra interesante historia donde la Iglesia ha sido difamada), escribió un importante tratado sobre fluidos en movimiento; James Cullen, jesuita que descubrió lo que ahora se conocen como los Números de Cullen en Teoría de Números; Václav Prokop Diviš, sacerdote checo que inventó el pararrayos independientemente de Benjamin Franklin y que construyó el primer instrumento musical eléctrico de la historia, el Denis d’Or; Johann Dzierzon, padre de la apicultura moderna, descubrió la partenogénesis en las abejas.

Gregor Mendel

Gregor Mendel

Están el beato Franceso Faà di Bruno, matemático, descubridor de la fórmula que lleva su nombre; Gabriele Falloppio, cirujano y anatomista del siglo dieciséis. Chicas, ¿les suena de algún lado su apellido?…; Carlos de Sigüenza y Góngora (sí, idiotas, el mismo), sacerdote, erudito, matemático y cartógrafo, el primero en mapear toda la Nueva España, nuestro México; Andrew Gordon, monje benedictino y físico, el primero en construir un motor eléctrico; Francesco Maria Grimaldi, jesuita que descubrió al fenómeno de la difracción de la luz (incluso él le puso el nombre), estudió la caída libre de los cuerpos y construyó y utilizó instrumentos para medir las características geológicas de la luna; Paul Guldin, matemático jesuita y astrónomo, el descubridor del Teorema de Guldinus para calcular la superficie y el volumen de un sólido de revolución; René Just Haüy, padre de la cristalografía; Pierre Marie Heude, zoologo y misionero jesuita que estudió la historia natural del Asia Oriental; Otto Kippes, alemán que calculó órbitas de asteroides, el asteroide 1780 Kippes está bautizado en su honor (how cool is that?); Athanasius Kircher, llamado “maestro de cien artes”, padre de la egiptología, escribió una enciclopedia sobre China y uno de los primeros en observar microorganismos por medio de un microscopio; el maravilloso Georges Lemaître, padre belga, y padre de la Teoría del Big Bang, Pierre Macq, físico que ganó el prestigioso Premio Francqui en Ciencias Exactas por sus estudios en física nuclear experimental; Francesco Maurolico, benedictino, que contribuyó a la geometría, óptica, mecánica, música y astronomía e hizo la primera demostración por Inducción Matemática conocida; el ilustre Gregor Mendel, monje agustino y padre de la genética; Giuseppe Mercalli, vulcanólogo, inventor de la famosa escala sísimica de MercalliHugo Obermaier, antropólogo conocido por su trabajo sobre la difusión de la humanidad en Europa durante la Edad de Hielo; Guillermo de Ockahm, el famoso franciscano que hizo importantes trabajos en lógica y física, conocido por su “navaja”; Giuseppe Piazzi, matemático y astrónomo, descubridor del asteroide Ceres, el más grande del cinturón de asteroides; Vincenzo Riccati, matemático jesuita, la ecuación de Riccati en ecuaciones diferenciales lleva su nombre; George Mary Searle, astrónomo paulista, descubrió seis galaxias; el famosísimo Lazzaro Spallanzani, biólogo y fisiólogo que hizo importantes contribuciones al estudio experimental de las funciones corporales y reproducción animal, descubrió la ecolocación y sus investigaciones en biogénesis le prepararon el camino al gran Louis Pasteur; Papa Silvestre II, prolífico erudito que promovió el conocimiento arábigo de la aritmética, matemáticas y astronomía en Europa y reintrodujo el uso del ábaco y la esfera armilar, que se habían perdido desde los romanos; Pierre Teilhard de Chardin, paleontólogo y geólogo que tomó parte en el descubrimiento del hombre de Pekín; Teodorico de Freiberg, físico y teólogo dominico, el primero en hacer una descripción geométrica del arcoiris; Jacques de Vaucanson, inventor y artista, el primero en crean un telar completamente automático, Giovanni Battista Venturi, físico que descubrió el efecto hidrodinámico que lleva su nombre; Francesco Zantedeschi, que estudió la absorbción atmosférica de los colores y se adelantó a los clásicos experimentos de Michael Faraday sobre la inducción magnética; Nicolás de Cusa, influyente cardenal, astrónomo, teólogo, matemático, filósofo y jurista alemán, uno de los primeros proponentes del humanismo renacentista; y muchos, muchos más.

El padre Georges Lemaître con un tipo famosillo.

El padre Georges Lemaître con un tipo famosillo.

Todos estos que mencioné fueron curas católicos, ¡otras tantas vidas ejemplares habrán producido nuestros hermanos protestantes que no he listado aquí! ¡Y estoy ignorando a los San Francisco de Sales, los San Ignacio de Loyola, los San Juan Bosco! ¡A los padre Don Sutano y Don Perengano, que dedican sus calladas vidas al bien de sus parroquianos, a su educación, su salud y su paz, sin hacer grandes descubrimientos o actos heroicos o de martirio que pasen a la historia! Y así, decenas, cientos, MILES de sacerdotes que, a lo largo de la Historia, han contribuido a hacer de éste un mundo mejor, en las sombras y en el silencio, vilipendiados, insultados, burlados, torturados, difamados y asesinados de todas las maneras imaginables.

Si eres un cristiano, espero que esta entrada te haya enseñado más sobre tus hermanos en el sacerdocio; si no lo eres, espero que de todas formas haya movido en ti el deseo de hacerles justicia a los sacerdotes. Comecura intransigente e intolerante: favor de aprender un poquito y de no ser un idiota engreído que se divierte en hacer generalizaciones sin pies ni cabeza y en criticar lo que, en su mayor parte, es más digno de alabanza que de insultos. Sólo así podremos vivir en paz y con tolerancia, esa virtud que tanto proclaman tus compañeros de izquierda.

Dies Irae y el Temor de Dios

No me malinterpreten: no tengo nada contra los cristianitos modernos, se me hacen medio tiernos. Les reconozco sus buenas intenciones: atraer a los simples a la Fe. Pero sencillamente no me gustan. No me gustan sus estilos modernos y su manera de hacer “marketing” (dirigido a los jóvenes) sobre su relación con Jesús, como si de un “súper cuate” bien “buena onda” se tratara; no me gusta que casi se olviden de Su divinidad para ensalzar Su amistad. No me gustan sus canciones de “Una espiga dorada por el sol” (tortura cacofónica) o su “rock cristiano” (o, peor aún, “metal cristiano“, ¡por mil demonios!); no me gustan, en fin, las licencias modernas que se toman en el culto a Dios, recalcando Su amor hasta rayar en lo cursi mientras Su justicia y lo terrible que Él es se les olvida. La inmensa mayoría de los creyentes que conozco (al menos así lo percibo aquí en México) no entiende ese Don del Espíritu Santo que es el Temor de Dios. ¿Cómo habremos de temer a “Chuyito”, tan chido Él, tan simpático, tan bonachón? ¿Cómo temer a Diosito Papi, que nos quiere tanto? ¿O a la palomita? Claro, nadie se expresa así, pero sí que les pasan pensamientos similares por la cabeza (o eso transparentan sus acciones).

Pero como alguien con dedo y medio de frente podrá adivinar, no se trata de un temor “común”, como el que se le tiene a los monstruos debajo de la cama o a las mujeres enojadas. El Temor de Dios (no Temor A Dios) es Sabiduría (Proverbios 1:7), es tomar conciencia de que Dios es infinitamente más Grande, Poderoso, Justo y Benevolente de lo que te puedes imaginar; es caer en la cuenta de que Él es el dueño absoluto de las almas y de que la Salvación es, en última instancia, Gracia Suya. Es un temor reverencial debido a la Majestad que Él emana. Como nuestro C. S. Lewis (el autor de Las Crónicas de Narnia) escribió: se trata de un temor lleno de reverencia, en el que uno “se maravilla y siente cierto estremecimiento” o un “sentimiento de insuficiencia para hacer frente a tal visitante o de postración ante éste” (C. S. Lewis, Los Problemas del Dolor). O como un tal Robert B. Strimple dice: “[en la frase ‘Temor de Dios’] hay una convergencia de reverencia, adoración, honor, alabanza, confianza, agradecimiento, amor y, sí, temor”.

Y yo, sinceramente, no veo cómo las canciones y la mentalidad modernas de los cristianos promueven dicho Temor. Es por ello (o tal vez por mi naturaleza tradicionalista) por lo que retrocedo a los Cantos Gregorianos o a la Música de Órgano o Sinfónica que geniales artistas ya nos han preparado para la liturgia, sin necesidad de recurrir a cosas como el infame “Alabaré, Alabaré, Alabaré“. Esta música sí que logra avivar en las almas atentas ese Temor, lejos de adormecerlo como hacen los bien intencionados pero espantosos cantos modernos cristianos (esa es mi humilde opinión). Les dejo la letra (en latín y en español) del canto Dies Irae/Día de Ira que forma parte de las misas de difuntos, y un clip de una versión en Canto Gregoriano. Léanla con cuidado y ojalá puedan entender que Dios, además de ser Amor, es también Justo y Terrible:

Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sibylla !

Quantus tremor est futurus,
quando iudex est venturus,
cuncta stricte discussurus !
Tuba mirum spargens sonum
per sepulcra regionum,
coget omnes ante thronum.
Mors stupebit et Natura,
cum resurget creatura,
iudicanti responsura.
Liber scriptus proferetur,
in quo totum continetur,
unde Mundus iudicetur.
Iudex ergo cum sedebit,
quidquid latet apparebit,
nil inultum remanebit.
Quid sum miser tunc dicturus ?
Quem patronum rogaturus,
cum vix iustus sit securus ?
Rex tremendæ maiestatis,
qui salvandos salvas gratis,
salva me, fons pietatis.
Recordare, Iesu pie,
quod sum causa tuæ viæ ;
ne me perdas illa die.
Quærens me, sedisti lassus,
redemisti crucem passus,
tantus labor non sit cassus.
Iuste Iudex ultionis,
donum fac remissionis
ante diem rationis.
Ingemisco, tamquam reus,
culpa rubet vultus meus,
supplicanti parce Deus.
Qui Mariam absolvisti,
et latronem exaudisti,
mihi quoque spem dedisti.
Preces meæ non sunt dignæ,
sed tu bonus fac benigne,
ne perenni cremer igne.
Inter oves locum præsta,
et ab hædis me sequestra,
statuens in parte dextra.
Confutatis maledictis,
flammis acribus addictis,
voca me cum benedictis.
Oro supplex et acclinis,
cor contritum quasi cinis,
gere curam mei finis.
Lacrimosa dies illa,
qua resurget ex favilla
iudicandus homo reus.
Huic ergo parce, Deus.

Pie Iesu Domine,
dona eis requiem. Amen.

 

 

Día de la ira, aquel día
en que los siglos se reduzcan a cenizas;
como testigos el rey David y la Sibila.

¡Cuánto terror habrá en el futuro
cuando el juez haya de venir
a juzgar todo estrictamente!
La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de todos los reinos
reunirá a todos ante el trono.
La muerte y la Naturaleza se asombrarán,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.
Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.
Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.
¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando apenas el justo esté seguro?
Rey de tremenda majestad
tú que, salvas gratuitamente a los que hay que salvar,
sálvame, fuente de piedad.
Acuérdate, piadoso Jesús
de que soy la causa de tu calvario;
no me pierdas en este día.
Buscándome, te sentaste agotado
me redimiste sufriendo en la cruz
no sean vanos tantos trabajos.
Justo juez de venganza
concédeme el regalo del perdón
antes del día del juicio.
Grito, como un reo;
la culpa enrojece mi rostro.
Perdona, Señor, a este suplicante.
Tú, que absolviste a Magdalena
y escuchaste la súplica del ladrón,
me diste a mí también esperanza.
Mis plegarias no son dignas,
pero tú, al ser bueno, actúa con bondad
para que no arda en el fuego eterno.
Colócame entre tu rebaño
y sepárame de los machos cabríos
situándome a tu derecha.
Confundidos los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.
Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.
Día de lágrimas será aquel renombrado día
en que resucitará, del polvo
para el juicio, el hombre culpable.
A ese, pues, perdónalo, oh Dios.

Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso. Amén.