Cinnamon, Slave

To One Million Five Hundred Thousand,
and countless more.

by Manuel Buen-Abad (2015)

Come here, my child, and sit on my lap; hush now my sweet babe, don’t you cry, don’t spoil that bright face of yours. Let me tell you a story, a nice little story of a pretty girl just like you.

She had olive skin and the deepest green eyes, and a hair like wild ravens—a hundred, so dark and fierce it was; the wind used to stroke it so gently and whisper stories in her ear when she rested on the branches of the apple trees.

Her name… doesn’t matter anymore—it has long been forgotten by those that brought her into this world, and by herself. They call her Tarçın now, for her scent is fire and those who taste her cannot let her go.

She lived in a village at the feet of a mountain, a giant of sacred white hair that once, long ago, held in his arms Noah’s mythical ark.

You see—my dove, my sweet little dove—she had a happy life with her siblings, in a small wooden house; in the hot days of summer they’d bathe in the waters of the Araks and her mother would feed them honey and milk.

This girl liked to dance and to sing in the forest, and chase the fairies that there lived. But one day, a treacherous fog came down from the west and she went lost, having wandered too far into the wild. Terrible cries rose from the village and a fire was blazing below. When she finally arrived, lo and behold! Her family was slain on the ground.

Her siblings beheaded, a frightening sight; her mother in pieces and scattered about; and the little girl knelt on the dirt and cried. But then a neigh pierced the night and before she could hide a terrible man had appeared. He took her by the arm and pulled her up and sat her on the saddle.

“A precious young girl,” the beast said out loud, “and a gift, one most fine, for the khan“.

And so it came to be, my sweet little dove, that this pretty girl—of olive skin and sad green eyes and sorrowful, perfumed dark hair—her home had to leave and was carried away to a land of strange people and name.

She wasn’t even ten yet, and still, when brought before the khan, she could feel undressed by his eyes. But he didn’t take her—she was young and still pure—, for she was to be the Sultan’s.

And so, ten years have passed, and she’s made a new life for herself. She sings, and she dances, like those years of old, but for others’ lustful delight. She’s clever and smart, she writes poems and reads them out loud, yet she’s trapped in a cave like a dove. She was flat-chested, but now her breasts are full, and she’s a woman, beautiful and proud.

For ten years she’s been the favorite of the Sultan, but in the darkest of nights, when the others are sleeping, she gazes through the window and longs for the Araks.

And then three apples fell from heaven: one for she who tells the story, one for she who listens, and one for he who understands.

Because now you’re here, my dove, my sweet little dove, and you’re also flat-chested: a child. Fear not, my love, my sweet love, for no one will be to you unkind.

See, here comes Ayub Kızlarağası with that bright smile of his, so handsome and tall. Look how black he is, and graceful. Not a single hair on that face of his.

What is this? More tears? No, my sweet love, my little white dove, Ayub will do you no harm. Don’t hide behind the curtain, don’t be foolish, he’s here to take care of us. He’s an eunuch, you see; aren’t you, Ayub?

Do you know—my dove, my sweet little dove—what an eunuch is?

You should hear him sing.

Come, Ayub, bring us that tray, we’re hungry for having spoken for so long. Bring us the fruit, Ayub, and that bejewelled steel knife, I’ll feed the dove little slices of apple. Three apples for us, Ayub.

Look, my dove, my sweet little dove, it is dark now. The sun is gone. Everyone sleeps, and Ayub guards the door.

Don’t cry, my child, my sweet little child, and finish your apple; nothing will hurt you.

No one will hurt you.

Hush, my dove, my little dove. Feel the first and last kiss you’ll ever feel, cold and sharp, nibbling on your neck.

Sleep now, sweet child, I’ll give the Sultan, the Refuge of the World, your goodbye, little dove, and I’ll give him an apple and make him understand, and I’ll kiss him cold, my child, I’ll kiss him with steel, my dove, my little dove, and I’ll kiss myself, I’ll kiss my breasts and my neck, my love, and we’ll be home you and I, at the feet of mount Ararat, and we’ll bathe ourselves in the waters of the Araks.

Armenian girl, by William James Glackens.

Armenian girl, by William James Glackens.



by G. K. Chesterton (1911)

White founts falling in the courts of the sun,
And the Soldan of Byzantium is smiling as they run;
There is laughter like the fountains in that face of all men feared,
It stirs the forest darkness, the darkness of his beard,
It curls the blood-red crescent, the crescent of his lips,
For the inmost sea of all earth is shaken with his ships.
They have dared the white republics up the capes of Italy,
They have dashed the Adriatic round the Lion of the Sea,
And the Pope has cast his arms abroad for agony and loss,
And called the kings of Christendom for swords about the Cross,
The cold queen of England is looking in the glass;
The shadow of the Valois is yawning at the Mass;
From evening isles fantastical rings faint the Spanish gun,
And the Lord upon the Golden Horn is laughing in the sun.

Dim drums throbbing, in the hills half heard,
Where only on a nameless throne a crownless prince has stirred,
Where, risen from a doubtful seat and half attainted stall,
The last knight of Europe takes weapons from the wall,
The last and lingering troubadour to whom the birds has sung,
That once went singing southward when all the world was young,
In that enormous silence, tiny and unafraid,
Comes up along a winding road the noise of the Crusade.
Strong gongs groaning as the guns boom far,
Don John of Austria is going to the war,
Stiff flags straining in the night-blasts cold
In the gloom black-purple, in the glint old-gold,
Torchlight crimson on the copper kettle-drums,
Then the tuckets, then the trumpets, then the cannon, and he comes.
Don John laughing in the brave beard curled,
Spurning of his stirrups like the thrones of all the world,
Holding his head up for a flag of all the free.
Love-light of Spain –hurrah!
Death-light of Africa!
Don John of Austria
Is riding to the sea.

Mahound is in his paradise above the evening star,
(Don John of Austria is going to the war.)
He moves a mighty turban on the timeless houri’s knees,
His turban that is woven of the sunset and the seas.
He shakes the peacock gardens as he rises from his ease,
And he strides among the tree-tops and is taller than the trees,
And his voice through all the garden is a thunder sent to bring
Black Azrael and Ariel and Ammon on the wing,
Giants and the Genii,
Multiplex of wing and eye,
Whose strong obedience broke the sky
When Solomon was king.

They rush in red and purple from the red clouds of the morn,
From temples where the yellow gods shut up their eyes in scorn;
They rise in green robes roaring from the green hells of the sea
Where fallen skies and evil hues and eyeless creatures be;
On them the sea-valves cluster and the grey sea-forests curl,
Splashed with a splendid sickness, the sickness of the pearl;
They swell in sapphire smoke out of the blue cracks of the ground,—
They gather and they wonder and give worship to Mahound.
And he saith, “Break up the mountains where the hermit-folk can hide,
And sift the red and silver sands lest bone of saint abide,
And chase the Giaours flying night and day, not giving rest,
For that which was our trouble comes again out of the west.
We have set the seal of Solomon on all things under sun,
Of knowledge and of sorrow and endurance of things done,
But a noise is in the mountains, in the mountains, and I know
The voice that shook our palaces—four hundred years ago:
It is he that saith not ‘Kismet’; it is he that knows not Fate;
It is Richard, it is Raymond, it is Godfrey in the gate!
It is he whose loss is laughter when he counts the wager worth,
Put down your feet upon him, that our peace be on the earth.”
For he heard drums groaning and he heard guns jar,
(Don John of Austria is going to the war.)
Sudden and still—hurrah!
Bolt from Iberia!
Don John of Austria
Is gone by Alcalar.

St. Michael’s on his mountain in the sea-roads of the north
(Don John of Austria is girt and going forth.)
Where the grey seas glitter and the sharp tides shift
And the sea folk labour and the red sails lift.
He shakes his lance of iron and he claps his wings of stone;
The noise is gone through Normandy; the noise is gone alone;
The North is full of tangled things and texts and aching eyes
And dead is all the innocence of anger and surprise,
And Christian killeth Christian in a narrow dusty room,
And Christian dreadeth Christ that hath a newer face of doom,
And Christian hateth Mary that God kissed in Galilee,
But Don John of Austria is riding to the sea.
Don John calling through the blast and the eclipse
Crying with the trumpet, with the trumpet of his lips,
Trumpet that sayeth ha!
Domino gloria!
Don John of Austria
Is shouting to the ships.

King Philip’s in his closet with the Fleece about his neck
(Don John of Austria is armed upon the deck.)
The walls are hung with velvet that, is black and soft as sin,
And little dwarfs creep out of it and little dwarfs creep in.
He holds a crystal phial that has colours like the moon,
He touches, and it tingles, and he trembles very soon,
And his face is as a fungus of a leprous white and grey
Like plants in the high houses that are shuttered from the day,
And death is in the phial, and the end of noble work,
But Don John of Austria has fired upon the Turk.
Don John’s hunting, and his hounds have bayed—
Booms away past Italy the rumour of his raid
Gun upon gun, ha! ha!
Gun upon gun, hurrah!
Don John of Austria
Has loosed the cannonade.

The Pope was in his chapel before day or battle broke,
(Don John of Austria is hidden in the smoke.)
The hidden room in man’s house where God sits all the year,
The secret window whence the world looks small and very dear.
He sees as in a mirror on the monstrous twilight sea
The crescent of his cruel ships whose name is mystery;
They fling great shadows foe-wards, making Cross and Castle dark,
They veil the plumèd lions on the galleys of St. Mark;
And above the ships are palaces of brown, black-bearded chiefs,
And below the ships are prisons, where with multitudinous griefs,
Christian captives sick and sunless, all a labouring race repines
Like a race in sunken cities, like a nation in the mines.
They are lost like slaves that sweat, and in the skies of morning hung
The stair-ways of the tallest gods when tyranny was young.
They are countless, voiceless, hopeless as those fallen or fleeing on
Before the high Kings’ horses in the granite of Babylon.
And many a one grows witless in his quiet room in hell
Where a yellow face looks inward through the lattice of his cell,
And he finds his God forgotten, and he seeks no more a sign—
(But Don John of Austria has burst the battle-line!)
Don John pounding from the slaughter-painted poop,
Purpling all the ocean like a bloody pirate’s sloop,
Scarlet running over on the silvers and the golds,
Breaking of the hatches up and bursting of the holds,
Thronging of the thousands up that labour under sea
White for bliss and blind for sun and stunned for liberty.
Vivat Hispania!
Domino Gloria!

Don John of Austria
Has set his people free!

Cervantes on his galley sets the sword back in the sheath
(Don John of Austria rides homeward with a wreath.)
And he sees across a weary land a straggling road in Spain,
Up which a lean and foolish knight forever rides in vain,
And he smiles, but not as Sultans smile, and settles back the blade…
(But Don John of Austria rides home from the Crusade.)


The Battle of Lepanto of 1571, by Juan Luna.

“The Battle of Lepanto of 1571”, by Juan Luna.

Los idiotas comecuras

Están en todas partes. Puede ser uno de tus tíos, o de tus profesores. Están entre tus amigos, tus parientes, tus conocidos. Puede que tú mismo lo seas. Y son idiotas, al menos en algunas cosas. Y rojos. Tan, pero tan rojos, que hasta caminan ros(z)ados. ¿Quiénes son? Los comecuras. Esa bola de “rebelditos” tienen una idea muy pobre (en el mejor de los casos) sobre los sacerdotes, particularmente de la Iglesia Católica.

Los comecuras suelen regodearse en sus afirmaciones que generalizan a todos los sacerdotes por igual, cargándoles las actitudes más viles y aberrantes que uno pudiera imaginar. Vamos, para ellos, los curas son la escoria humana, que sólo ha traído desgracia a la humanidad, y definitivamente el mundo sería un mejor lugar sin ellos.

"Si tan sólo conocieran el poder del lado oscuro". El Papa como El Emperador Palpatine... por desgracia, se parecen X)

“Si tan sólo conocieran el poder del lado oscuro”. El Papa como El Emperador Palpatine… por desgracia, se parecen…

Para los comecuras, todos los sacerdotes son pederastas. Todos son intolerantes; representan la oscuridad de la Edad Media, el atraso, la encarnación de la ignorancia y el odio a la ciencia. Los sacerdotes son unos huevones, que viven de la sociedad y merman sus ingresos, cual parásitos: nunca hacen nada. Oprimen a la clase baja y le llenan la cabeza de horrores, miedos y traumas, con el objeto de mantenerla sojuzgada. Fantasean con sus feligresas (o incluso sus feligreses) y no son ajenos a ninguna depravación sexual. Son obesos y con cara de cerdos, como los pintaban los muralistas mexicanos. Mienten. Roban. Y hasta matan (sobre todo mujeres, indirectamente, al oponerse al aborto…¿?). Y el peor de todos, el Gran Cerdo, el diabólico opresor de la sociedad, es el Papa. ¡Uf, terrible señor ese! ¡Que su ancianidad y debilidad no nos engañe: es un ser de lo peor!

No importa que les expliques que la mayoría de las obras de caridad (educación, salud, protección…) son realizadas por sacerdotes (cristianos, y la mayoría de ellos católicos), en lugares que ellos jamás habían oído mentar, en medio de guerras y violencias que no conocían, expuestos a enfermedades cuya cura se encuentra en hospitales inalcanzables para sus escasos medios. No importa que los sacerdotes que cometen crímenes, con todo lo execrable que eso es, sean una minoría ridícula incluso más pequeña que en otros sectores de la sociedad (por ejemplo, en los profesores de educación básica e incluso entre familiares la pederastia está mucho más extendida), y que gran parte de los curas sean personas honestas, que creen en lo que hacen y que buscan cambiar las injusticias sociales haciendo conciencia y actuando a su alrededor.

El padre-héroe: Hugh O'Flaherty

El padre-héroe: Hugh O’Flaherty

No importa que a lo largo de la historia muchos, muchísimos de ellos, se pusieron del lado del más débil, del oprimido, del perseguido, del paupérrimo, y hayan hecho todo lo que estuvo en sus manos para ayudarles. No saben quién fue Pío XII y cuántos judíos salvó del Holocausto, incluso regalando actas de bautismo falsas. Nunca han oído hablar de Martin Stanislaus Brennan, un sacerdote-astrónomo gringo, ni de San Daniel Comboni, un obispo miisonero italiano que dio todo por África y que, creyendo en las capacidades religiosas y humanas de los pueblos de ese continente (en un siglo en que los negros eran considerados apenas humanos, y muchas veces por los grandes intelectuales de la época), declaraba “Salvemos África por medio de África”. Los comecuras no conocen a John M. Corridan, un sacerdote-activista que combatió la corrupción y el crimen organizado en la ciudad de Nueva York, ni a San Damián de Molokái, un misionero holandés llamado “el apóstol de los leprosos”. No saben un cacahuate de Chandra Fernando, un activista de los derechos humanos de la minoría Tamil en Sri Lanka que murió asesinado (posiblemente por un grupo paramilitar), ni de Piero Folli, un cura antifascista en la Italia de Mussolini. ¿O cuántos de ellos han oído de Cristóbal Diatristán de Acuña, un incansable explorador jesuita (de seguro un huevón), o de George Joseph Kamel (Camellus), misionero checo en las Filipinas y botánico jesuita que hizo importantes estudios sobre plantas e incluso manuales sobre sus propiedades farmacológicas (Carolus Linnaeus bautizó al género Camellia en su honor)? La UNESCO sí: declaró al 300° aniversario de su muerte, en el 2006, como uno de los aniversarios importantes del mundo. Tal vez sí han oído de Columba Murphy, un defensor de la libertad religiosa en Hawaii que contribuyó a obtener el “Edicto de Tolerancia” para esa isla. O seguramente conocen al irlandés Monseñor Hugh O’Flaherty (miembro de la Ruria Romana y Comandante de la Orden del Imperio Británico), héroe que durante la Segunda Guerra Mundial comenzó y lideró una pequeñita red (que incluía más curas) que ocultó y salvó alrededor de 6,500 personas (entre judíos y soldados aliados) escapados de diferentes campos de concentración. Se ganó el apodo de “La Pimpinela Escarlata del Vaticano”, en honor al héroe de la novela “The Scarlet Pimpernel”. O al beato Walter Ciszek, jesuita polaco-gringo del Rito Bizantino que hizo misión clandestina en la “gloriosa” URSS y que por ello pagó con quince años de trabajos forzados (cinco de ellos en la infame prisión de Lubyanka) luego de ser capturado por la KGB.

San Albertus Magnus

San Alberto Magno

¿Quieren sacerdotes à la science? En el menú tenemos a San Alberto Magno, santo patrono de las Ciencias Naturales, uno de los más destacados precursores de la ciencia moderna en la Edad Media. Tenemos a José María Algué, meteorólogo que inventó el barociclonómetro (instrumento para anunciar la proximidad y dirección de los ciclones); a Francesco Castracane degli Antelminelli, botánico, pionero en incluir la microfotografía en el estudio de las plantas; al fraile franciscano Roger Bacon, que en la Edad Media hizo brillantes contribuciones a las matemáticas y a la óptica y que fue precursor del moderno método científico; a los jesuitas Daniello Bartoli y Niccoló Zucchi (inventor del telescopio de reflección), los primeros en observar los anillos ecuatoriales de Júpiter; al famoso Bernard Bolzano, matemático, lógico, filósofo, antimilitarista, teólogo y sacerdote católico de Bohemia, el mismo del mentado Teorema de Bolzano-Weierstrass y del Teorema del Valor Intermedio (también conocido como Teorema de Bolzano); tenemos a Anselmus de Boodt, uno de los fundadores de la mineralogía; a Teodorico Borgognoni (pobre tipo),  fraile dominico y obispo de Cervia, cirujano medieval que hizo importantes contribuciones a la práctica antiséptica y a la anestésica; a Thomas Bradwardine, Obispo de Canterbury (medieval) y matemático, formuló por primera vez el Teorema de la Velocidad Media.

¿No les agradan? Bueno, tenemos más. Está Jacques de Billy, jesuita que produjo importantes resultados en Teoría de Números (un cráter en la luna está bautizado en su honor); Jean Buridan, sacerdote medieval que formuló versiones tempranas del momentum y el movimiento inercial y que sembró las semillas de la revolución que más tarde Nicolás Copérnico (otro sacerdote que no necesita presentación) produciría; está Jean Baptiste Carnoy, el padre de la citología; el benedictino Benedetto Castelli, amigo y partidario de Galileo Galilei (otra interesante historia donde la Iglesia ha sido difamada), escribió un importante tratado sobre fluidos en movimiento; James Cullen, jesuita que descubrió lo que ahora se conocen como los Números de Cullen en Teoría de Números; Václav Prokop Diviš, sacerdote checo que inventó el pararrayos independientemente de Benjamin Franklin y que construyó el primer instrumento musical eléctrico de la historia, el Denis d’Or; Johann Dzierzon, padre de la apicultura moderna, descubrió la partenogénesis en las abejas.

Gregor Mendel

Gregor Mendel

Están el beato Franceso Faà di Bruno, matemático, descubridor de la fórmula que lleva su nombre; Gabriele Falloppio, cirujano y anatomista del siglo dieciséis. Chicas, ¿les suena de algún lado su apellido?…; Carlos de Sigüenza y Góngora (sí, idiotas, el mismo), sacerdote, erudito, matemático y cartógrafo, el primero en mapear toda la Nueva España, nuestro México; Andrew Gordon, monje benedictino y físico, el primero en construir un motor eléctrico; Francesco Maria Grimaldi, jesuita que descubrió al fenómeno de la difracción de la luz (incluso él le puso el nombre), estudió la caída libre de los cuerpos y construyó y utilizó instrumentos para medir las características geológicas de la luna; Paul Guldin, matemático jesuita y astrónomo, el descubridor del Teorema de Guldinus para calcular la superficie y el volumen de un sólido de revolución; René Just Haüy, padre de la cristalografía; Pierre Marie Heude, zoologo y misionero jesuita que estudió la historia natural del Asia Oriental; Otto Kippes, alemán que calculó órbitas de asteroides, el asteroide 1780 Kippes está bautizado en su honor (how cool is that?); Athanasius Kircher, llamado “maestro de cien artes”, padre de la egiptología, escribió una enciclopedia sobre China y uno de los primeros en observar microorganismos por medio de un microscopio; el maravilloso Georges Lemaître, padre belga, y padre de la Teoría del Big Bang, Pierre Macq, físico que ganó el prestigioso Premio Francqui en Ciencias Exactas por sus estudios en física nuclear experimental; Francesco Maurolico, benedictino, que contribuyó a la geometría, óptica, mecánica, música y astronomía e hizo la primera demostración por Inducción Matemática conocida; el ilustre Gregor Mendel, monje agustino y padre de la genética; Giuseppe Mercalli, vulcanólogo, inventor de la famosa escala sísimica de MercalliHugo Obermaier, antropólogo conocido por su trabajo sobre la difusión de la humanidad en Europa durante la Edad de Hielo; Guillermo de Ockahm, el famoso franciscano que hizo importantes trabajos en lógica y física, conocido por su “navaja”; Giuseppe Piazzi, matemático y astrónomo, descubridor del asteroide Ceres, el más grande del cinturón de asteroides; Vincenzo Riccati, matemático jesuita, la ecuación de Riccati en ecuaciones diferenciales lleva su nombre; George Mary Searle, astrónomo paulista, descubrió seis galaxias; el famosísimo Lazzaro Spallanzani, biólogo y fisiólogo que hizo importantes contribuciones al estudio experimental de las funciones corporales y reproducción animal, descubrió la ecolocación y sus investigaciones en biogénesis le prepararon el camino al gran Louis Pasteur; Papa Silvestre II, prolífico erudito que promovió el conocimiento arábigo de la aritmética, matemáticas y astronomía en Europa y reintrodujo el uso del ábaco y la esfera armilar, que se habían perdido desde los romanos; Pierre Teilhard de Chardin, paleontólogo y geólogo que tomó parte en el descubrimiento del hombre de Pekín; Teodorico de Freiberg, físico y teólogo dominico, el primero en hacer una descripción geométrica del arcoiris; Jacques de Vaucanson, inventor y artista, el primero en crean un telar completamente automático, Giovanni Battista Venturi, físico que descubrió el efecto hidrodinámico que lleva su nombre; Francesco Zantedeschi, que estudió la absorbción atmosférica de los colores y se adelantó a los clásicos experimentos de Michael Faraday sobre la inducción magnética; Nicolás de Cusa, influyente cardenal, astrónomo, teólogo, matemático, filósofo y jurista alemán, uno de los primeros proponentes del humanismo renacentista; y muchos, muchos más.

El padre Georges Lemaître con un tipo famosillo.

El padre Georges Lemaître con un tipo famosillo.

Todos estos que mencioné fueron curas católicos, ¡otras tantas vidas ejemplares habrán producido nuestros hermanos protestantes que no he listado aquí! ¡Y estoy ignorando a los San Francisco de Sales, los San Ignacio de Loyola, los San Juan Bosco! ¡A los padre Don Sutano y Don Perengano, que dedican sus calladas vidas al bien de sus parroquianos, a su educación, su salud y su paz, sin hacer grandes descubrimientos o actos heroicos o de martirio que pasen a la historia! Y así, decenas, cientos, MILES de sacerdotes que, a lo largo de la Historia, han contribuido a hacer de éste un mundo mejor, en las sombras y en el silencio, vilipendiados, insultados, burlados, torturados, difamados y asesinados de todas las maneras imaginables.

Si eres un cristiano, espero que esta entrada te haya enseñado más sobre tus hermanos en el sacerdocio; si no lo eres, espero que de todas formas haya movido en ti el deseo de hacerles justicia a los sacerdotes. Comecura intransigente e intolerante: favor de aprender un poquito y de no ser un idiota engreído que se divierte en hacer generalizaciones sin pies ni cabeza y en criticar lo que, en su mayor parte, es más digno de alabanza que de insultos. Sólo así podremos vivir en paz y con tolerancia, esa virtud que tanto proclaman tus compañeros de izquierda.

Háblale de mí…

No seré yo su más grande admirador. No seré yo quien abrace el liberalismo radical del que este señor era uno de los más acendrados defensores, o quien defienda a sus amigos de cuestionable honor. Pero cuando don Guillermo Prieto (famoso personaje de la historia de mi país) hablaba o escribía, lo hacía con una pasión y elocuencia como ninguna. Famosa es la escena donde el poeta salvó la vida de Benito Juárez en Guadalajara, durante la Guerra de Reforma. Sus hermosas palabras tocaron los corazones de quienes lo iban a fusilar y permitieron que la historia siguiera el curso que todos conocemos.

don Guillermo Prieto Pradillo

Don Guillermo Prieto Pradillo



Leyendo la nueva obra de Armando Fuentes Aguirre “Catón”, de breve título “La otra historia de México: Antonio López de Santa Anna, ese espléndido bribón; y la guerra de Estados Unidos contra México, esa infame bribonada”, me encontré hoy con esta conmovedora joya que don Guillermo escribió sobre la víspera de la batalla de Padierna, librada en las puertas de la capital contra los invasores norteamericanos:

Como el señor Valencia me honraba con comisiones importantes; como tenía especial cuidado a título de mando de exponerme lo menos posible a los peligros, designándome los lugares menos inseguros, y como los muchachos ayudantes eran mis amigos, me citaron la víspera de la batalla para hacerme sus encargos. ¡Oh, qué noche! ¡Oh, qué tiernas y apasionadas confidencias! ¡Oh, qué riqueza de áurea, de angelical poesía la de aquellos hombres que, desprendidos de la vida por el sentimiento del deber, volvían los ojos a lo que dejaban de más amado en el mundo!

-A mi padre le dejas mi reloj, Guillermo. Dile que me perdone, que es mi viejo de mi corazón.

-Oye, ¿la conoces? No le digas nada. Deja que pase tiempo. Vuélvele este relicario. No sé cómo no lo he fundido con mis besos.

-Ya está grande mi hijita María. Te oirá, háblale de mí. Tú me vas a ver. Deseo distinguirme; deseo morir para dejarle mi nombre que le de orgullo.

¡Oh, aquella juventud, aquella aspiración a la gloria, aquellas confidencias que tenían como invisible testigo a la muerte, no se borrarán jamás de mi memoria!

Concluye Catón la cita con un párrafo menos hermoso pero igual de triste y más cargado de ira y de desprecio:

¡Qué pena, qué tristeza, digo yo, que todos aquellos ideales, todas aquellas nobles y altas esperanzas, aquel patriotismo juvenil ansioso de inmolarse en el ara del amor a la patria para conseguir un buen nombre que dejar al padre, a la novia, a la hija, hubiesen quedado malogrados por la infame conducta de los malvados que no supieron aquilatar y dirigir aquel impulso de amor a México, y que llevaron a la derrota y a la muerte a tantos buenos mexicanos cuyos nombres ni siquiera nos han quedado para venerarlos como a héroes verdaderos de la patria, no como a otros cuya veneración nos ha sido impuesta por una historia falseada y mentirosa!

Ninguna historia de ningún país está libre de las mezquindades, de las malicias y las bajezas de los hombres y mujeres que la hacen. Pero la de mi país, y sobre todo la de la invasión estadounidense, es especialmente triste y dolorosa de leer para mí. En los momentos en que la integridad territorial de México, en que su misma independencia estaban amenazados; la división, la discordia y la vileza encontraban terreno fértil en gobernantes y militares; fueron el pueblo, los soldados anónimos y los ciudadanos sin nombre los que defendieron el honor de la Patria a costa de su vida y quienes vendieron caro el botín que los gringos se llevaron.