I’m on it…

My dear, dear two readers:

Patience. I know you can’t live without my blog, for it is the sole purpose of your existence, and believe me, I totaly get it. But I’ve been kinda busy lately, and a lot of stuff is going on. I just co-authored a paper on dark matter, with my adviser and another grad student (both of them really bad-ass scientists).

But I haven’t forgotten this. I’m writing a series of three posts that, I think, will be really interesting. With Science! Philosophy! Lame jokes! And too many GIFs!!

In the meantime, because y’all wonderful, gorgeous people, enjoy this one-hour long video of a concert by the magnificent band Typhoon, that happened two years ago in Boston before I knew of their existence. The fact that I wasn’t present during this concert is one of my biggest failures as a human being. Don’t forget to go to Typhoon’s website AND BUY EVERYTHING THEY HAVE IN THE STORE.

Love,
Manuel.

Anuncios

Belly of the Cavern

This song, a wonderful piece created by my most recent musical discovery, Typhoon, has become the hymn of my last year. It was a year filled with dreams and their subsequent shattering, with joy and with pain, hope and the most absolute of despairs. I’ve been lost out in the mountains, with nothing to nurture me but my own fears and misery; the shadow of an insurmountable loneliness creeping down upon me. I’ve been in search of something that might as well be a lie, made up chimeras that people whisper to themselves in order to feel comforted about their present and hopeful about their future. That search has brought me to the brink of insanity. And, although I think I might have found what I’d been looking for, it might all be a mirage, a cruel illusion, everything just precious stones I’d be forced to eat instead of the true nourishment my soul has been longing for. I’ll never know until I embrace its madness, even though the risk of harm is high. I just hope I will indeed settle by the water before everything is over, and I can at last enjoy the peace and healing I desire.

But, as others would wisely claim, no amount of suffering matters in the end, because heartache pales in comparison to Love.

BELLY OF THE CAVERN
by Typhoon

I was lost out in the mountains
and I had run out of provisions.
I had one drop left in my deer-skin
and I had come to my last decision:

Should I lie down
or should I be laid down?

I had set out in the first place
from what I gathered from rumored hearsay.
I heard of treasures in a high cave
on the northern slopes of the coast range.

So I climbed up
but I didn’t know how to climb down.

So I wandered through the foliage;
I came across my own tracks and I became discouraged
until at long last I found a cavern;
I crawled inside and I lit my lantern.

And it was all there,
just like they told me it would be there.

I was lost out in the mountains;
I had no water, nothing to eat.
So I drank the soil from a golden chalice;
I gritted precious stones between my teeth.

And I regretted my lonesome palace,
I should have never listened to others tales.
All I had left was a priceless ballast
to hold me down from the howling gales.

In my mouth there burned a fire,
I was dying of a long long draught.
But then a voice whistled across the mouth of my cavern
and it said to me, it said that without a doubt:

“You will settle by the water before this is over.”

All my life I’ve spent wasting time, wasting my time
just to forget again but I don’t mind, I don’t mind:
I’ll take my medicine and I’ll be fine, I will be fine.
I’ll be fine.

Dies Irae y el Temor de Dios

No me malinterpreten: no tengo nada contra los cristianitos modernos, se me hacen medio tiernos. Les reconozco sus buenas intenciones: atraer a los simples a la Fe. Pero sencillamente no me gustan. No me gustan sus estilos modernos y su manera de hacer “marketing” (dirigido a los jóvenes) sobre su relación con Jesús, como si de un “súper cuate” bien “buena onda” se tratara; no me gusta que casi se olviden de Su divinidad para ensalzar Su amistad. No me gustan sus canciones de “Una espiga dorada por el sol” (tortura cacofónica) o su “rock cristiano” (o, peor aún, “metal cristiano“, ¡por mil demonios!); no me gustan, en fin, las licencias modernas que se toman en el culto a Dios, recalcando Su amor hasta rayar en lo cursi mientras Su justicia y lo terrible que Él es se les olvida. La inmensa mayoría de los creyentes que conozco (al menos así lo percibo aquí en México) no entiende ese Don del Espíritu Santo que es el Temor de Dios. ¿Cómo habremos de temer a “Chuyito”, tan chido Él, tan simpático, tan bonachón? ¿Cómo temer a Diosito Papi, que nos quiere tanto? ¿O a la palomita? Claro, nadie se expresa así, pero sí que les pasan pensamientos similares por la cabeza (o eso transparentan sus acciones).

Pero como alguien con dedo y medio de frente podrá adivinar, no se trata de un temor “común”, como el que se le tiene a los monstruos debajo de la cama o a las mujeres enojadas. El Temor de Dios (no Temor A Dios) es Sabiduría (Proverbios 1:7), es tomar conciencia de que Dios es infinitamente más Grande, Poderoso, Justo y Benevolente de lo que te puedes imaginar; es caer en la cuenta de que Él es el dueño absoluto de las almas y de que la Salvación es, en última instancia, Gracia Suya. Es un temor reverencial debido a la Majestad que Él emana. Como nuestro C. S. Lewis (el autor de Las Crónicas de Narnia) escribió: se trata de un temor lleno de reverencia, en el que uno “se maravilla y siente cierto estremecimiento” o un “sentimiento de insuficiencia para hacer frente a tal visitante o de postración ante éste” (C. S. Lewis, Los Problemas del Dolor). O como un tal Robert B. Strimple dice: “[en la frase ‘Temor de Dios’] hay una convergencia de reverencia, adoración, honor, alabanza, confianza, agradecimiento, amor y, sí, temor”.

Y yo, sinceramente, no veo cómo las canciones y la mentalidad modernas de los cristianos promueven dicho Temor. Es por ello (o tal vez por mi naturaleza tradicionalista) por lo que retrocedo a los Cantos Gregorianos o a la Música de Órgano o Sinfónica que geniales artistas ya nos han preparado para la liturgia, sin necesidad de recurrir a cosas como el infame “Alabaré, Alabaré, Alabaré“. Esta música sí que logra avivar en las almas atentas ese Temor, lejos de adormecerlo como hacen los bien intencionados pero espantosos cantos modernos cristianos (esa es mi humilde opinión). Les dejo la letra (en latín y en español) del canto Dies Irae/Día de Ira que forma parte de las misas de difuntos, y un clip de una versión en Canto Gregoriano. Léanla con cuidado y ojalá puedan entender que Dios, además de ser Amor, es también Justo y Terrible:

Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sibylla !

Quantus tremor est futurus,
quando iudex est venturus,
cuncta stricte discussurus !
Tuba mirum spargens sonum
per sepulcra regionum,
coget omnes ante thronum.
Mors stupebit et Natura,
cum resurget creatura,
iudicanti responsura.
Liber scriptus proferetur,
in quo totum continetur,
unde Mundus iudicetur.
Iudex ergo cum sedebit,
quidquid latet apparebit,
nil inultum remanebit.
Quid sum miser tunc dicturus ?
Quem patronum rogaturus,
cum vix iustus sit securus ?
Rex tremendæ maiestatis,
qui salvandos salvas gratis,
salva me, fons pietatis.
Recordare, Iesu pie,
quod sum causa tuæ viæ ;
ne me perdas illa die.
Quærens me, sedisti lassus,
redemisti crucem passus,
tantus labor non sit cassus.
Iuste Iudex ultionis,
donum fac remissionis
ante diem rationis.
Ingemisco, tamquam reus,
culpa rubet vultus meus,
supplicanti parce Deus.
Qui Mariam absolvisti,
et latronem exaudisti,
mihi quoque spem dedisti.
Preces meæ non sunt dignæ,
sed tu bonus fac benigne,
ne perenni cremer igne.
Inter oves locum præsta,
et ab hædis me sequestra,
statuens in parte dextra.
Confutatis maledictis,
flammis acribus addictis,
voca me cum benedictis.
Oro supplex et acclinis,
cor contritum quasi cinis,
gere curam mei finis.
Lacrimosa dies illa,
qua resurget ex favilla
iudicandus homo reus.
Huic ergo parce, Deus.

Pie Iesu Domine,
dona eis requiem. Amen.

 

 

Día de la ira, aquel día
en que los siglos se reduzcan a cenizas;
como testigos el rey David y la Sibila.

¡Cuánto terror habrá en el futuro
cuando el juez haya de venir
a juzgar todo estrictamente!
La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de todos los reinos
reunirá a todos ante el trono.
La muerte y la Naturaleza se asombrarán,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.
Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.
Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.
¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando apenas el justo esté seguro?
Rey de tremenda majestad
tú que, salvas gratuitamente a los que hay que salvar,
sálvame, fuente de piedad.
Acuérdate, piadoso Jesús
de que soy la causa de tu calvario;
no me pierdas en este día.
Buscándome, te sentaste agotado
me redimiste sufriendo en la cruz
no sean vanos tantos trabajos.
Justo juez de venganza
concédeme el regalo del perdón
antes del día del juicio.
Grito, como un reo;
la culpa enrojece mi rostro.
Perdona, Señor, a este suplicante.
Tú, que absolviste a Magdalena
y escuchaste la súplica del ladrón,
me diste a mí también esperanza.
Mis plegarias no son dignas,
pero tú, al ser bueno, actúa con bondad
para que no arda en el fuego eterno.
Colócame entre tu rebaño
y sepárame de los machos cabríos
situándome a tu derecha.
Confundidos los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.
Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.
Día de lágrimas será aquel renombrado día
en que resucitará, del polvo
para el juicio, el hombre culpable.
A ese, pues, perdónalo, oh Dios.

Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso. Amén.

Reinas de Metal [Parte I]

El género del Metal es uno de los más ricos y diversos en la música. Por supuesto, no alcanza los niveles de refinamiento, excelencia y magnificencia que la Música Clásica posee y es inútil cualquier comparación (ésta es mi muy modesta opinión) pero para los oídos acostumbrados a su retumbar, no deja de proveer muchos placeres. Dentro su amplia gama de géneros las ramas del Gothic y del Symphonic (y otras muchas mezclas de las ondas Dark) son las que más disfruto. No estoy completamente seguro de la razón; supongo que se trata de una multitud de factores: el toque romántico (en el sentido artístico y no cursi), el poder que expresan, la melancolía de algunas de sus canciones y la “malignidad” de otras. Y sobre todo las voces de las chicas.

En efecto, a diferencia de otros estilos del Metal, el Gothic y el Symphonic (y algunos otros pocos) suelen hacer un uso extensivo de las voces femeninas, y creo que eso contribuye al encanto con que me tienen hechizado. Las damas que participan en estas bandas suelen cargar de sentimiento, belleza y sensualidad las letras de sus canciones y esa clase de música es la que atrae espíritus como el mío. La enorme mayoría de las bandas de Metal que me gustan tienen a chicas como lead singers (cantantes principales, para los chauvinistas), y la intención de esta entrada y las siguientes es presentarles algunas de mis Reinas de Metal favoritas. En esta Primera Parte listo a las cantantes de algunas de las bandas más famosas de los géneros que menciono, pero pronto les mostraré maravillas bastante desconocidas, como Darzamat, Emerald Mind y Whyzdom.

Tarja Turunen, ex-vocalista de Nightwish

Tarja Turunen

Comencemos con mi primer “amor”: del Symphonic/Gothic Metal (y algo de Power), la banda finlandesa de Nightwish. La fabulosa Tarja Turunen fue la primer cantante de la banda, y nadie puede olvidar las impactantes Nemo, The Phantom of the Opera, Higher than Hope, Beauty of the BeastOcean Soul (mencionando sólo a los álbumes Century Child y Once) y un larguísimo etcétera. En su carrera de solista, Tarja tiene varias grandes canciones, entre las que destaco I walk alone (en clara alusión a su separación de Nightwish). He aquí un par de estrofas de dos de las canciones que mencioné, pero nada se equipara con oír la hermosa voz de esta mujer:

Walk the dark path
Sleep with angels
Call the past for help
Touch me with your love
And reveal to me my true name
[Nemo, Once]

All of my songs can only be composed of the greatest of pains
Every single verse can only be born of the greatest of wishes
I wish I had one more night to live
[Beauty of the Beast, Century Child]

Luego de que Tarja y el resto de la banda se separaran vino Anette Olzon (para desgracia de muchos y gusto de pocos). Con un estilo más “rockerón” (contrastando fuertemente con el sello operístico de Tarja), Anette nos trajo algunas joyas como The Poet and the Pendulum, Bye Bye Beautiful (sí, pedrada para Tarja), Whoever Brings the Night (poderosísima canción gótica) y 7 Days to the Wolves en el disco Dark Passion Play), o Storytime del nuevo Imaginaerum. Por más que se enojen los fanáticos de Tarja, Anette hizo un trabajo excelente y debemos reconocer que le dió aire fresco y un estilo diferente y enriquecedor a Nightwish.

Anette Olzon, actual vocalista de Nightwish (pronta a separarse)

Anette Olzon

Sin embargo, Anette se separó el 1ro de Octubre del 2012 durante el Imaginaerum World Tour y, al menos temporalmente, está siendo sustituida por Floor Jansen, otra dama digna de renombre. Ex-vocalista de After Forever y actualmente en ReVamp, esta holandesa a contribuido con preciosidades como Emphasis (DecipherAfter Forever) y Here’s my Hell (una nueva favorita mía muy recomendada para los fans de esta fémina y del Gothic Metal) y Sweet Curse (ReVamp, ídem). Chequen estas estrofas de Here’s my Hell:

La bella y talentosa Floor Jansen

Floor Jansen

 

In silence I cry
For my aching heart

Frozen
Closed down
Demons won’t recede
Doubtful
Fearful
I must face them all

Eyes wide open
Do I dare to see?
Heart wide open
Do I dare to feel?
[Here’s my Hell, ReVamp]

Ninguna, absolutamente ninguna lista como ésta podría estar completa sin una de las diosas del género, Simone Simons, de Epica. Epica es una banda holandesa de Symphonic/Gothic Metal con pinceladas progresivas y canciones… bueno, épicas. Algunas de los más refinados e icónicos ejemplos de estos géneros los encontramos entre los álbumes de esta banda, y Simone hace gala de una sensualidad y talento como muy pocas cantantes. Quiero subrayar sobre todo Higher HighBlank Infinity, Solitary Ground, The Last Crusade, White Water, DeconstructDeath of a Dream… y muchas, muchas canciones más. Aunque no tiene nada de Metal, el cover de la famosa canción Memory (del musical Cats de Andrew Lloyd Webber) es un conspicuo ejemplo de la calidad y versatilidad de la voz de esta reina. Algunos versos de una de mis canciones favoritas:

No more innocence left to kill

Simone Simons

La bella y talentosa Simone Simons, de Épica. Fue difícil escoger entre tanta foto.

Don’t be afraid, paricipate and
Just give us all your trust
Your soul will be saved
Just honour me, I’ll set you free so
Get ready to join the very last crusade
[The Last Crusade, Consign to Oblivion]

Hasta aquí la entrada. Espero continuar pronto con esta serie de las Reinas de Metal; estoy seguro de que los fanáticos del Metal podrán encontrar pequeñas sorpresas y quedarán prendados de más de una de estas encantadoras artistas. ¡Ah, y Feliz Año Nuevo!