A las Tres de la Tarde

A LAS TRES DE LA TARDE
por Manuel Buen-Abad (2014)

Todos los días, a las tres de la tarde
subo a la cumbre, andando adelante
y gritando, escupiendo, jurando y bramando
blando mi látigo a los que están a mi mando.

Todos los dí­as, a las tres de la tarde
empujo a los lados la muchedumbre irritante,
que dejen pasar a quien viene jadeante
callado, sereno, cubierto de sangre.

Todos los dí­as, a las tres de la tarde
me burlo de Él, le azoto y le arranco
trocitos de carne y de piel; y con harto
placer con su horrible tortura me embriago.

Todos los días, a las tres de la tarde
lo clavo en la cruz; lo dejo colgando
y viendo a su Madre, doliente a su lado
hay algo en mi que se viene quebrando.

Pues todos los días, a las tres de la tarde
Aquél a quien mato cual sucio gusano
me mira tan triste, sin odio ni llanto
y veo que sus ojos no tienen reclamo.

Un grito, un suspiro a ese cielo que arde
por todos nosotros que pedimos su sangre,
y entrega su alma sin mancha a su Padre
todos los días a las tres de la tarde.

Anuncios

A Prayer in Darkness

A PRAYER IN DARKNESS
by G. K. Chesterton

This much, O heaven—if I should brood or rave,
Pity me not; but let the world be fed,
Yea, in my madness if I strike me dead,
Heed you the grass that grows upon my grave.

If I dare snarl between this sun and sod,
Whimper and clamour, give me grace to own,
In sun and rain and fruit in season shown,
The shining silence of the scorn of God.

Thank God the stars are set beyond my power,
If I must travail in a night of wrath,
Thank God my tears will never vex a moth,
Nor any curse of mine cut down a flower.

Men say the sun was darkened: yet I had
Thought it beat brightly, even on—Calvary:
And He that hung upon the Torturing Tree
Heard all the crickets singing, and was glad.